¿Te gustaría recibir actualizaciones de nuestros artículos en tu correo?

    “Toco madera”: ¿necesitas contratar un seguro a tu edad?

    Tal vez ahora tus metas e intereses giren alrededor de conseguir un buen trabajo o mejorar tu desempeño en el que tienes. Palabras como “enfermedad” o “percance” te suenan lejanas. Sin embargo, la prevención de riesgos puede ser más importante de lo que imaginas y salvarte la vida.

    Un lunes cualquiera, siente un dolor repentino cerca del ombligo. Le echa la culpa a algo que comió el fin de semana y no le da demasiada importancia. Poco después, las molestias se agudizan, empieza a preocuparse y busca al médico de la familia, quien le sugiere ir al hospital. En una clínica cercana, lo diagnostican con apendicitis y le dicen que debe entrar a quirófano cuanto antes. “¿Apendicitis? ¡Pero si apenas tengo 23 años!”. El doctor explica que la mayoría de estos casos se presenta en personas de entre 10 y 30 años de edad.

    Por fortuna, Héctor cuenta con la ayuda de sus padres, quienes no dudaron en pedir un préstamo para solventar los gastos médicos, que rebasaron los 50 000 pesos. Todavía convaleciente, se pregunta qué hubiera hecho sin su apoyo, pues acaba de iniciar una carrera profesional y no tiene esa cantidad ni historial crediticio. Ahora deberá hacer un gran esfuerzo para poder pagar a sus papás.

    Anabel, por su parte, el mismo lunes, vuelve a casa después de un día complicado en el trabajo. Aunque está cansada, siempre ha sido cuidadosa para conducir, pero una cosa es la responsabilidad con la que ella utiliza su auto y otra la forma en que manejan los demás. Acelera al ver el siga, sin advertir que, a su derecha, una camioneta se aproxima a gran velocidad. El impacto es inevitable y Anabel termina en el hospital. 

    A diferencia de Héctor, desde que Anabel empezó a recibir un sueldo, decidió invertir en un seguro de gastos médicos. Luego inició un plan de financiamiento para hacerse de un carro, y no dudó en asegurarlo. Hoy, que espera su alta para salir del hospital, y sabe que la aseguradora declaró pérdida total de su vehículo, se felicita por ese par de buenas decisiones que la han salvado de un problema económico mucho más grande.

    Aunque Héctor y Anabel sean solo personajes de ficción, representan dos maneras distintas de actuar frente al riesgo a una temprana edad. ¿Tú con cuál te identificas?

    Datos duros

    Tal vez nunca hayas sufrido las consecuencias de un imprevisto como los de Héctor o Anabel, pero seguro conoces a más de una persona que sí se ha visto en este tipo de situaciones. Y en “imprevisto” cabe una enorme cantidad de cosas: un accidente automovilístico, un desastre natural, una enfermedad inesperada, un asalto, un tropezón en la calle… Este tipo de situaciones pueden acarrearnos serios problemas, no solo de salud, sino económicos. ¡Y todos estamos potencialmente expuestos!

    ¿Tienes coche o andas en uno, por ejemplo? Durante el primer semestre de 2020, en México se registraron más de un millón accidentes viales, según información de la Asociación Mexicana de Seguros (AMIS). El dato cobra especial relevancia considerando que esta es la primera causa de muerte en niños y jóvenes de entre 5 y 29 años en el mundo, según este informe, presentado por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

    ¿Y sabes si la persona con la que viajas o tu propio vehículo están asegurados? Jaime Fernández, Director de Estrategia en INTER protección, hace otro apunte importante: un 50% de quienes llegan al hospital por un accidente automovilístico carece de un seguro. Eso implica a la mitad de quienes sufren un imprevisto.

    Otros tipos de seguros no automovilísticos tienen una situación similar en nuestra cultura: en cuanto a gastos médicos, ni siquiera dos de cada 100 mexicanos están protegidos, mientras que en el caso de las viviendas (seguros inmobiliarios) la cifra llega apenas a 6.5%, de acuerdo con información publicada en El Financiero.

    Hablando de seguros de vida, hasta 2018, la población que contaba con uno no llegaba al 11%, según la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera, realizada por el INEGI. Para tener un referente, el mismo rubro ha alcanzado hasta un 81% de población protegida en poblaciones como la estadounidense. 

    ¿Es un tema de nuestra cultura? ¿Por qué son tan bajos nuestros porcentajes? Para Eduardo Medina, Director Comercial de Seguros Tec, uno de los principales problemas es que los seguimos viendo como un gasto y no como una inversión cuyos beneficios se recibirían de inmediato (y ya sabes que para tener finanzas personales saludables normalmente hay que pensar en inversiones que toma tiempo disfrutar). 

    Un 50% de quienes llegan al hospital por un accidente automovilístico carece de un seguro.

    ¿necesitas-un-seguro-a-tu-edad-_Plantilla-Imagenes-Banner-EXATEC

    ¿Cuánto te puede costar no tener un seguro?

    Entonces, ¿son o no necesarios los seguros a tu edad? ¿Se trata de un gasto o de una inversión conveniente para tu etapa de vida? De inicio, considera que tengas los años que tengas siempre necesitarás hacerte responsable de los gastos que surjan en tu vida. De acuerdo con la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), un choque trae consigo un gasto promedio que va de los 25 000 a los 50 000 pesos, considerando únicamente el desembolso por lesiones.

    En cuanto a la reparación del auto, los gastos varían según el modelo y la magnitud del daño, pero se podría hablar, en promedio, de 10 000 a 15 000 pesos por el servicio, más el costo de las refacciones y otros gastos, como las posibles multas y el servicio de grúa. ¡Y ni hablar de lo que pasa si, tocamos madera, en el choque sale herida otra persona!

    ¿Y cuánto tendría que desembolsar alguien que cuenta con un seguro? En lo que respecta a los gastos de reparación, solo el deducible, que oscila entre 5 y 10%.   

    Con los gastos médicos ocurre algo similar:¿Por qué necesitas un seguro de gastos médicos?”, pregunta Eduardo Medina, para responderse él mismo: “Porque las cosas suceden y la gente se enferma. Y si esto ocurre, la diferencia entre tener un seguro de gastos médicos y no tenerlo es que, si te gastas un millón de pesos, y estás asegurado, vas a recuperar 900,000; en caso contrario, no vas a recuperar un centavo”.

    La estrategia en Seguros Tec ha sido reeducar en el tema a la población de la comunidad institucional: “Estamos quitándole la corbata a los seguros. Para la mayoría de la gente, cuando alguien les cuenta sobre coaseguro, deducible, suma asegurada, exclusiones… es como si les hablaran en chino. Por eso cambiemos la terminología: [...] el deducible es como pagar un cover para entrar al antro, y el coaseguro es como la propina que le damos al bartender para que siga sirviendo. Esto es más fácil de entender”.

    Y ¿qué tomar en cuenta al contratar un seguro?

    Si has llegado hasta aquí, tal vez te hemos convencido de la importancia de considerar un esquema de seguros en tu plan financiero personal. ¿Qué debes considerar al contratar?

    Estos son los puntos que comparte Eduardo:

    1. Ser muy consciente de que estás, como todos, en exposición a todo tipo de riesgos.
    2. Hacer un análisis sobre tus principales riesgos económicos y de salud. Considera tu edad, estado civil, si tienes hijos, tu estado de salud, tu situación financiera, tus enfermedades congénitas y degenerativas, si fumas y tomas, etc. ¿Cuentas con un fondo para emergencias? ¿Cómo administras tus gastos emergentes?
    3. Decidir cuánto quieres invertir. 

    Dependiendo de estos tres puntos, una aseguradora podría trabajar en un traje a tu medida.

    Considerar tu futuro también es un aspecto importante: ¿qué planes tienes para los próximos diez o veinte años? ¿Te gustaría formar una familia o poner un negocio? ¿Cómo quisieras protegerte y protegerlos? Pensar en el mediano plazo también te podría orientar respecto a qué seguro buscar para respaldar tus próximos proyectos, por si, tocamos madera, algún imprevisto sucede.

    Después de todo lo que has leído, ¿qué eliges: ser como Héctor, ser como Anabel, o solo tocar madera?

     

    Algunas opciones para EXATEC

    Como EXATEC, recuerda que actualmente tienes acceso, sin importar tu año de graduación, a convenios comerciales con seguros para automóviles a precios preferenciales y a la membresía TQuido, un muy buen complemento para un seguro de gastos médicos.

    También, si concluiste tus estudios en diciembre de 2020 o junio de 2021, puedes prolongar la protección de tu seguro de gastos médicos mayores de estudiante.  Esta opción tiene tiempo limitado. ¡Aquí mismo encontrarás los detalles!

     

    FUENTES

    1.- Reaseguro - Antonio Minzoni

    2.- CARACTERÍSTICAS DE LAS DEFUNCIONES REGISTRADAS EN MÉXICO - INEGI

    3.- Nuevo informe de la OMS - OMS

    4.- Seguros de gastos médicos deberían ser parte de la canasta básica de los mexicanos: AMIS - El Financiero

    5- Life Insurance Statistics - Bestliferates